Reconocida firma maltrataba a empleada embarazadaSociedad 

Reconocida firma maltrataba a empleada embarazada

La Justicia Laboral neuquina condenó a una compañía de venta de indumentaria, por el despido indirecto de una embarazada, a la que sus responsables tendrán que indemnizar con el pago de 76.236,50 pesos e intereses.

Fuentes judiciales contaron que, en su demanda, la mujer denunció violencia laboral y hostigamiento psicológico por parte de sus superiores jerárquicos.

Las mismas fuentes indicaron que el juez de primera instancia (subrogante del Laboral N 2) llegó a la conclusión de que existió un supuesto trato discriminatorio; y dio por acreditada la presunta existencia de violencia laboral y hostigamiento psicológico, por parte de quienes se desempeñaban como jefes.

La mujer (cuyas iniciales son M.Y.M.) inició su expediente en 2013 y la sentencia -que se conoció recién ahora- sobrevino hace unos pocos meses.

En su presentación M.Y.M. contó que comenzó a trabajar en Bells SA en julio de 2009, que realizaba tareas de maestranza y que, a partir de su embarazo (en 2011), la empresa “comenzó a desplegar, a través de distintas personas, un operativo de maltrato laboral destinado a provocar su renuncia”.

Dijo que aquella situación le provocó tal deterioro psicofísico, que siguió padeciendo secuelas a pesar de haberse sometido a tratamientos psicológicos y psiquiátricos.

Señaló que quienes la hostigaron fueron la jefa de maestranza y seguridad, Doris O.; el encargado del local “Angel y Demonios”, Marcos I.; y el presidente de la empresa accionada, Lucas A.

En su exposición judicial, M.Y.M. narró que el trato de Doris O. “era sumamente agresivo, de reproche constante, gritos y demás gestos denigrantes”.

Aseguró que, a pesar de su avanzado embarazo, la jefa le asignaba “tareas pesadas con acarreo de baldes con agua y carga de la aspiradora de un local a otro”.

Según M.Y.M. el maltrato continuó tras el parto. Pero los abogados de la empresa rechazaron la denuncia y negaron la existencia de acoso.

Una de las testigos dijo que Marcos I. es “una persona muy machista, que su prioridad son los hombres”, que “la mujer es la última opción para él” y que “siempre las trataba de insultar, humillar”.

Con esos elementos, el juez dispuso la condena aunque ordenó un monto indemnizatorio menor al que pretendía M.Y.M., quien había iniciado acciones por 231.827,04 pesos.

Articulos relacionados