La relación entre deuda y recaudación supera el 16% y es récordEconomía 

La relación entre deuda y recaudación supera el 16% y es récord

En tiempos de crisis económica, no es fácil encontrar buenas noticias. Una que el Gobierno logró celebrar en los últimos dos meses fue el superávit fiscal primario. La aclaración de que se trata sólo del primario es clave: el déficit total, que incluye los intereses de la deuda, sigue creciendo, como nubarrones en el horizonte. Para el 2019, el ratio intereses sobre recaudación pública trepó al 16,2%, niveles que no se alcanzaban desde el 2001 y que encienden alarmas sobre la capacidad de pago. Si hay devaluación, podría llegar al 19,1%.

Para comprender la magnitud, un informe publicado por Delphos Investment estableció una comparación con el resto del mundo: “La media del ratio intereses a ingresos de los 110 países publicados por el Banco Mundial es de 5,8% para 2016 y 2017. Adicionalmente, tan solo 9 de los 110 países con datos publicados en el Banco Mundial presentaron una carga de intereses públicos a ingresos mayor o igual a 16%: Angola, Bangladesh, República Dominicana, Jamaica, Líbano, Sri Lanka, Mongolia, Malawi y Zambia”.

En febrero se alcanzó el superávit primario pero sigue habiendo déficit fiscal financiero

Además, el informe agregó: “Destacamos que ciertos países europeos como Grecia y España superaron el límite de 16% entre 2011 y 2014, al desatarse la crisis de deuda regional. Para los principales países emergentes dicho ratio se ubica por debajo del 12% en 2016/2017”.

El viernes el Ministerio de Hacienda presentó el resultado fiscal de febrero, que arrojó un superávit primario de $6.726 millones. Pero a la vez, un déficit total de $4.906 millones, con unos intereses que crecieron 55% en la comparación interanual. Si bien durante febrero la comparación contra el mismo mes del año pasado arrojó una mejora sustancial, en el primer bimestre el rojo total empeoró 15% (y la carga de intereses 136%). Desde la consultora ACM explicaron: “Los intereses treparon un 54,9% a/a, reflejando el impacto de la devaluación y el nuevo endeudamiento”.

La dinámica del resultado primario generó algunas sorpresas: por el bajo nivel de la recaudación tributaria, sobre el que los analistas coinciden en que deja entrever que hubo un error de cálculo que sobreestimó el ingreso por derechos de exportación, la expectativa era que hubiese deterioro. El ajuste fiscal permitió el festejo en lo contable. Pero para adelante la expectativa sigue siendo complicada.

La economista de la consultora LCG, Melisa Sala, destacó: “En marzo aplica el aumento por movilidad de las jubilaciones y pensiones y el ajuste de 46% de la AUH. Además, el sendero de ajuste del tipo de cambio todavía tendrá su correlato sobre la partida de subsidios, en un contexto de derechos de exportación que no responden según lo esperado. Difícilmente el Gobierno logre mostrar un resultado primario equilibrado. Estimamos que este año cerrará con un déficit primario en torno a 0,5% del PBI“.

En esa misma línea, desde Economía & Regiones afirmaron que “el déficit primario ascendería a aproximadamente 1% del PBI en 2019, lo cual implica que el próximo gobierno recibiría una coyuntura fiscal que necesitaría de un ajuste de 4 puntos del PBI para que nuestra deuda sea sustentable en términos financieros”. El economista de la Universidad de La Plata, Francisco Eggers, proyecta un rojo total en torno al 5%, con uno primario cercano al 1%. Desde Ecolatina coinciden en uno de 0,5% para el primario.

Articulos relacionados