Juan Pablo Carrizo: el recuerdo de su salida de River en el momento más doloroso y su actualidad en ParaguayDeportes 

Juan Pablo Carrizo: el recuerdo de su salida de River en el momento más doloroso y su actualidad en Paraguay

Su paso por River quedó marcado por una de las peores pesadillas que puede vivir un futbolista en el campo de juego. Sobre todo, jugando en uno de los equipos más grandes del fútbol argentino. A Juan Pablo Carrizo le tocó ser el arquero del equipo que descendió a la B Nacional en junio de 2011. Y su última imagen en el club en el cual se formó es con su cara llena de lágrimas tras aquel partido ante Belgrano en el Monumental. Su carrera siguió, luego, en el exterior.

Las lágrimas de Juan Pablo Carrizo, la tarde más dolorosa de la historia de River. (Marcelo Carroll)

Mirá también

“Después del descenso, quise quedarme a pelearla pero no pude por el contrato con la Lazio. Me vi obligado a dejar la imagen de que me importó un carajo todo, y no fue así. Me tuve que ir después del quilombo, en momentos que no eran buenos”, reflexionó Carrizo en una entrevista concedida a Milenium Sports (FM Milenium 106.7).

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Aunque, tiene un buen recuerdo de los hinchas: “Nunca tuve malas experiencias con hinchas de River en la calle. River me marcó, ahí nació mi carrera. No tengo reclamos, ni en los peores momentos”.

El arquero había entrado en un tobogán en su carrera. De ese amanecer precoz siendo figura de River, que lo llevó al arco de la Selección, nada menos, a aquel duro golpe con la banda roja. “Viéndolo para atrás, no estaba preparando al cien por cien para lo que me pasó cuando debuté en River y en la Selección. Fue todo tan de golpe que no llegué a disfrutarlo como debía. Creo que me comporté lo más profesional que pude, aunque a veces uno se encierra en su idea”, admitió el actual arquero de Cerro Porteño. 

Mirá también

Con respecto al alto perfil que mantenía en el arco, Carrizo reconoció que si pudiera volver el tiempo atrás modificaría algunas cosas. “Cambiaría el abuso de la gambeta, se decía que era para burlar al rival, pero yo lo hacía desde siempre. Como recurso. Después entendí a lo que sometía al equipo. Muchas veces giraba y confrontaba con el público. Ahora me acuerdo y me da vergüenza”, expresó. 

A los 34 años, Carrizo no se ve regresando a la Argentina en el corto plazo. “Hoy por hoy creo que no la pasaría bien en el fútbol argentino. Pero no cierro la puerta porque vivo de esto, si el día de mañana la puerta que se me abre es en Argentina, es trabajo”, manifestó el guardameta de 34 años nacido en Villa Constitución. 

Mirá también

También habló del presente que vive River, un presente totalmente opuesto al último que le tocó vivir a él. “River necesitó tocar fondo y le quedó una sola dirección, hacia arriba. No dudaba de que iba a estar así. Hay gente muy capacitada en el club, que quiere a la institución”, aseguró Carrizo. 

Y sobre su actualidad en Cerro Porteño comentó: “La carrera de un jugador de fútbol pasa por altibajos. Cerro me da la posibilidad de volver a sentirme vivo. Venía jugando poco y no era lo que quería. Al escuchar el proyecto del Flaco Nanni (Roberto, el exdelantero de Vélez, hoy gerente deportivo de Cerro Porteño) me convencí. Estoy muy contento de estar en este club”. Y añadió: “Cerro Porteño es pueblo, tiene una gran afición. El objetivo es seguir siendo de los más grandes de América. En el fútbol hay variables, pero lo hacemos con mucha pasión y compromiso. Queremos llevar el nombre de Cerro Porteño a lo más alto, vamos a trabajar para dejarlo bien parado”.

Lo más importante que encontró Carrizo con su llegada a Cerro Porteño es la posibilidad de jugar. Después de una primera experiencia en Europa, en la que tuvo protagonismo en Lazio (2008/09) y Zaragoza (2009/10), llegó el descenso con River y un regreso al Viejo Continente en la que vio muy poca acción. Volvió a Lazio, fue cedido a préstamo a Catania, y cerró su carrera europea después de cuatro temporadas y media en Inter. Ya en America, desembarcó en Monterrey de México, donde estuvo un año y medio, antes de volver a subirse al avión y aterrizar en Asunción para tomar el desafío de Cerro Porteño.

Juan Pablo Carrizo, en sus épocas de jugador del Inter, en un partido ante Juventus. (AFP)

También hizo referencia a su nueva vida en la capital de Paraguay. “Sólo había frecuentado Asunción por Copa Libertadores con River. Me sorprendí para bien de los lugares que hay y de cómo vive la gente. Es un combo que hace más tranquila la vida de uno. Con un par de meses acá, lo reconfirmo”, comentó Carrizo, el arquero que busca volver a ser el superhéroe del arco que alguna vez fue. 

Articulos relacionados