Polinización: Abejas productivas y cultivos óptimosTecnología 

Polinización: Abejas productivas y cultivos óptimos

La ciencia aplicada impacta
directo en la producción
de cultivos, sobre
todo los más complejos
como el de los arándanos,
que finalmente se
termina traduciendo en
mayor rendimiento.

Matías Viel es CEO y fundador de Beeflow, una start up muy rentable que se encuentra en California y logró entrar al mercado más grande de cultivos de mano de la polinización. Relató que fue testigo de la llegada de los contenedores de arándanos entrerrianos que exportó un cliente a Florida, EE UU, hace pocas semanas. Y por primera vez, estos frutos argentinos polinizados por la compañía llegaron a esta parte del mundo.

Así Beeflow demuestra que hay oportunidades abiertas en la agricultura argentina. El 70% de los alimentos producidos en el mundo dependen de la polinización. Tras largas pruebas, Viel y su equipo llegaron a la conclusión de la poca atención puesta en esa parte del trabajo fundamental para los cultivos. “En Beeflow ayudamos a que las flores se reproduzcan para obtener frutos más grandes y de calidad. Además, podemos alargar la vida útil de las abejas”, aclaró.

La compañía encontró un vínculo interesante entre la academia científica y las empresas privadas para mejorar esta problemática. “A los que investigamos con abejas nos preocupa reducir su mortalidad. Hay 20 mil especies abejas que podrán producir más alimentos. Sucede porque no se las cría seguido y desaparecen. Además, es propio de una agricultura compleja porque cada vez se necesitará más producción de alimentos. Se espera que para 2050, tendremos 9 mil millones de habitantes”, aclara Viel.

Los factores de peligro no desaparecerán. La remoción de bosques nativos y el uso de agroquímicos influyeron para que desaparezcan especies y el productor reemplaza esta carencia en hectáreas donde las abejas no logran armar sus nidos y sobrevivir. Con las moléculas 100% orgánicas, desarrolladas por el equipo técnico de Beeflow para la polinización, se dio el impacto que la compañía ha logrado. “El aporte de la start up es construir una agricultura sustentable y ecológica basada en la biodiversidad de los insectos. Con Beeflow, las abejas trabajan 7 veces más en temperaturas bajas (hasta por debajo de los 15 grados)”, señala el joven CEO.

Beeflow permite saber la cantidad de polen que se deposita en flor, y cuantas semillas se va a producir. Cuantas más semillas, más grande es la fruta. “Los agricultores colocan colmenas por hectárea en su plantación, pero no hay rigurosidad científica respecto a cuál es la cantidad óptima que deberían colocar en cada uno de los cultivos porque no es lo mismo las colmenas ubicadas en Tucumán que en Concordia”, señala Viel sobre la importancia que tiene para Beeflow la polinización en la producción agrícola. Beeflow se hizo fuerte en la producción de almendras y arándanos en Concordia, Mendoza y San Juan. Lo mismo en kiwis plantados en Mar del Plata: los resultados de polinización en almendras fueron de un aumento del 38% y en kiwis del 90% en la producción.

El proceso es siempre el mismo: Beeflow alquila las colmenas a los apicultores cercanos a la plantación, alimentan las abejas con las moléculas orgánicas trabajadas por la compañía que activan la memoria acorde al cultivo, brindan el servicio para el productor agrícola con servicios técnicos de polinización de nivel internacional y luego el productor paga por hectáreas. Se aseguran de efectivizar su plantación y las colmenas vuelven a los apicultores. Todo el proceso parece dinámico, pero ¿cómo se llega a polinizar con abejas resistentes y bien entrenadas?

ENTRENADORES. La ciencia argentina es de primer nivel pero, muchas veces, no aplica al mundo productivo. Las ineficiencias en la polinización se pueden resolver con tecnologías y patentes existentes en el país pero que no se utilizan a menudo. Por eso, la start up trabaja con moléculas orgánicas que alimentan a las abejas con el típico jarabe que utilizan los apicultores: una mezcla de agua con azúcar. Aplican la moléculas para fortalecer el sistema inmunológico de las abejas, que se vuelven resistentes a las bajas temperaturas y polinizan más plantas en un día.

Es el puente que creó Beeflow, como start up, para interactuar con un grupo de investigadores en polinización con socios como el Dr. Pedro Negri de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP), Agustín Sáez de la Universidad Nacional de Comahue de Bariloche (UNCOMA) y Dr. Walter Farina que es docente e investigador de la UBA, lograron que la start up tenga un impacto no sólo en el rinde de los cultivos polinizados sino que que lograron reducir la mortalidad en una colmena en un 70%. “Cuando se patentó esta tecnología de impacto en la polinización, entendimos que si las abejas tenían un sistema inmune más fuerte podríamos trabajar mejor cada plantación a pesar del clima que maneje el productor. Las abejas viven más y activan su memoria frente a cultivos que sean faltos de néctar y polen”, explicó Viel.

Respecto a la atracción de las abejas con el néctar, principalmente, en las flores de arándanos que tienen poco, resolvieron esta conducta gracias a Farina (UBAConicet) que estudió cómo funciona la memoria de las abejas. Surgió una alianza como start up que innova en entrenarlas y alimentarlas con moléculas orgánicas para modificar su conducta frente a cultivos complejos como el arándano.

PRODUCTORES. La compañía trabaja con productores de Concordia, Entre Ríos, con foco especial en arándanos. “Tuve la suerte de recibir en EEUU, las frutas de un productor argentino que nos inició en arándanos. Lo conocí hace tres años, antes que existiera Beeflow. Me invitó a conocer su plantación de 15 has de arándanos. Ahí mismo me topé con el Ing Agr. Gonzalo Cartazara, especialista en esa fruta. Ambos tienen una visión amplia de la agricultura actual y me asesoraron para trabajar este fruto que hoy me toca recibir en destino”, comenta orgulloso Viel.

HOY. “En 2019 queremos regresar al Alto Valle de Río Negro para ayudar en la producción de manzanas. Están interesados productores de cerezas de Santa Cruz, de arándanos en Tucumán, de girasol en Buenos Aires y La Pampa, dezapallos en Formosa, etcétera. En pocos años, ya colaboramos con más de 10 empresas”, concluye Viel. Tras animarse a dar el gran paso como compañía, comenzaron a trabajar con la compañía Driscoll’s: la gran productora y vendedora de frutillas, fresas frescas y arándanos de California. “No sabíamos que el conocimiento científico argentino podía ser tan importante para ellos como productores”.

El trabajo con arándanos. Con cultivos de arándanos, Beeflow realizó un trabajo de campo intenso junto con al INTA Concordia. Principalmente con el biólogo Pablo Cavigliasso que está realizando un doctorado especial en polinización de arándanos. A este proyecto se sumaron las dos grandes empresas de arándanos locales como Agroberries y Blueberries SA. Junto a Gonzalo Carlazara (Agroberries SA) y Darío Azcarate técnico agrícola (Blueberries) se realizó el trabajo de medición, de impacto y rendimiento en la producción de este cultivo que produce poco néctar.

El resultado final fue de un 22% más de producción de kilos por hectárea, se aumentó un 12% la cantidad de frutas producidas por planta y un 10% de aumento de tamaño promedio de la fruta. “Así nos dimos cuenta que con la polinización en los arándanos había una oportunidad de mejora en la comercialización y producción. El objetivo es ayudar a los pequeños productores en la efectivización de la polinizacion de sus cultivos y mejorar el rinde”, resume Matías Viel.

NÚMEROS DEL MERCADO APÍCOLA. 67.000 tn de miel se exportaron de enero a noviembre de 2018, por un valor FOB de u$s 167.949.132, promediando 2,49 u$s/kg exportado. Hoy, las abejas polinizan el 70% de los cultivos.

-Beeflow aplica moléculas org ánicas que fortalecen el sistema inmunológico de las abejas.

-Los resultados de polinización en almendras fueron aumentando al 38% y en kiwis se logró un aumento del 90% en la producción.

-En temperaturas por debajo de los 15 grados, las abejas trabajan 7 veces más.

-Las producciones agropecuarias se pueden profesionalizar y optimizar con la polinización conociendo que la frecuencia con que las abejas visitan a las flores.

-Hace unos meses, junto a un socio Walter Farina,  el CEO de Beeflow abrió una firma que se llama Tobee que está pensada para investigar y desarrollar la tecnología para la polinización. Entrenan abejas para la polinización de los cultivos que darán alimentos en el futuro.

Articulos relacionados