El trap argentino dio en la talla en un nuevo festivalEspectáculos 

El trap argentino dio en la talla en un nuevo festival

Unas 20.000 personas se reunieron desde el mediodía del sábado hasta pasada la medianoche para disfrutar de la segunda edición del Festival Buenos Aires Trap que tuvo como puntos fuertes el cierre con los argentinos Duki, Khea y Nicki Nicole y el español C Tangana.

En este segmento vespertino del festival el punto fuerte lo pusieron las mujeres como Dakillah y Sara Hebe, que trajo sus rimas militantes y su postura antisistema que cosechó buenos resultados. También concentró la atención de la gente Seven Kayne, de la factoría de Mueva Records de Omar Varela y Mykka.

Luego subió al escenario una de las figuras femeninas en ascenso Dakillah y después llegaron los primeros invitados internacionales los chilenos Polima West Coast y Young Cister, y el español Delaossa.

El crédito local Lucho SSJ de apenas 17 años tuvo una gran recepción y se mostró listo para dar el próximo salto. Mientras tanto el público iba entre los 9 y los 23 años. Hubo muchos niños y adolescentes con sus padres dando vueltas desde temprano por el bien armado predio del Hipódromo de Palermo, donde también se ubicaron puestos para peinados además de lugares para que las chicas jugaran con el maquillaje, el glitter y colores en las uñas.

El momento en que el de trap y reggaetón se dieron la mano con el hip hop, el funk y el neo soul llego de la mano de Catriel y Paco Amoroso junto a su ATR band. Arrancaron con canciones más en clave G-Funk y neo soul como “Ouke”, “Jala Jala” y “Ola Mina XD” y concluyeron con una guitarra sampleada para un segmento de rap y funk metal provocando el estallido con “vamos a gritar que se va Macri”.

La gente quedo extasiada y los jóvenes saltaban en un pogo descomunal que se mantuvo cuando subió Neo Pistea, otro valor argentino, responsable del hitazo del 2018 “Tumbando el club”.

Luego, Rosario tuvo su participación de la mano de la joven Nicki Nicole de 19 años, que con su voz bien en estilo R&B subió con una ajustada banda que le permitió ponerle romance a la noche en clave Alicia Keys, Macy Gray y Erikah Badu. Nicki Nicole mostró que su búsqueda arranca en la música urbana latina pero que se dirige hacia mixtura moderna de lo mejor de la música negra.

La madurez y el profesionalismo a nivel ABC1 llegaron de la mano del español C Tangana, una figura trascendental de la música urbana en la península ibérica. Con el andar de un chulo, el madrileño le marco el norte a la escena local con rimas bien armadas, buenas historias y estupendas bases musicales.

Más tarde subió el crédito de Virreyes, Khea que arrasó con sus versiones de “Loca”, “Screenshot”, “Vete”, “Empresario”, “Como le digo”, “Tengo 30” y “Animo”. Ivo, tal su nombre real, es una de las figuras de primera línea de la escena local, tiene millones de bajadas en Spotify e iguales cantidades de views en Youtube y sigue trabajando en forma independiente.

Más tarde, Duki, el niño malo de la escena, llegó a pura energía, fuerza, muchísimo carisma y fue aclamado por miles de jóvenes saltando hasta esta madrugada con clásicos como “She dont give a fo”, “Vampiros”, “Hello Cotto”, “Hijos de la noche”, “Shorty” y “Goteo”.

El momento de la comunión llego sobre el final con Duki, Khea, Lucho y otros artistas sobre el escenario cantando el hit “Tumbando el club” y destrozando un vehículo pintado como un móvil policial a palazos en “Hitboy”, una de las canciones que simboliza el momento que vive la música urbana argentina.

Articulos relacionados

Leave a Comment