Andrea Prodan y los hermanos Kurz se sumergen en el “Universo Bowie”Espectáculos 

Andrea Prodan y los hermanos Kurz se sumergen en el “Universo Bowie”



Andrea Prodan y los hermanos Ale y Diego Kurz, del grupo El Bordo, concretarán mañana un particular homenaje a la figura de David Bowie en el reducto porteño de Lucille.

Andrea se hizo fanático de Bowie gracias a su hermano Luca, el fallecido líder de Sumo, quien desde pequeño le hacia escuchar discos como “Space Odditty”, “The Man Who Sold the World”, “Hunky Dory”, “The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars”, además de la trilogía berlinesa “Low”, “Héroes” y “Lodger”.

Casi de manera fortuita descubrió que los hermanos Kurz de la roncarolera banda El Bordo eran fans de Bowie y solían tocar sus canciones en los ensayos y decidió sumarse y parir un proyecto.

Ale Kurz comparte las guitarras con Guido Pérez Fantini, Diego Kurz se hace cargo del bajo, Martín Luchina de los teclados y Daniel Digón tocara la batería a las 21 del sábado 30 de noviembre en el reducto de Gorriti 5520.

Esta gran banda suma al ex Redondos de Ricota Sergio Dawi en los saxos y también a Tito Fargo para meter guitarras ultra extrañas. Sobre Bowie y este homenaje, Prodan charló con Télam:

T:- ¿Cómo nace este proyecto de hacerle este homenaje a Bowie? ¿Cómo fuiste encontrando este grupo de músicos en Argentina con el mismo gusto? ¿Y para ir generando un sonido Bowie de acuerdo a tu lectura y la de ellos?

AP:-

La cosa de alguna manera nació de casualidad, gracias a Dios, porque este homenaje lo sentí más relajado. No fue una cosa craneada ni pensada, fue una casualidad que terminé en Buenos Aires yendo desde el show de Adrian Belew, el guitarrista que estuvo con Hendrix, King Crimson y demás. Un grosísimo guitarrista que había sido también guitarrista de Bowie, y el show me voló la peluca. No sabía qué esperarme porque en general las bandas homenaje a mí no me interesan, pero fue tan bueno que cuando volví a mi casita en Traslasierra seguía con adrenalina con lo que me había pasado. Me acordé que los hermanos Kurz, Diego y Ale Kurz de la banda El Bordo, los había conocido hace casi 12 años en una sala de ensayo que estaban boludeando y empezaron a tocar Bowie y tocaban recontra bien, me sorprendió. Empecé a cantar, entré a la sala, agarré el micrófono y nos hicimos amigos por Bowie. Doce años después y en Traslasierra, después de este show de Belew, tuve una corazonada de que necesitaba cantar Bowie y armar una banda acá porque en Argentina hay músicos de la puta madre y sé que aman a Bowie. Les pregunté si se copaban y me dijeron que sí. Son grosos esos pibes, porque tienen su proyecto y todo pero son como yo, se dejaron llevar por la pasión. Una vez que estábamos los 3 me pidieron una lista de temas que yo elegiría para empezar, y hay temas que no son tan famosos que a mí me encantan, así que empecé a mechar canciones que siempre amé con cosas un poco más conocidas que también me gustan muchísimo. Y nada, después empezamos a buscar otros músicos, y entre una cosa y la otra armamos una banda que somos todos ante todo fans de Bowie. Lo que me sorprende es la calidad de los músicos, el sonido y la precisión de encontrar el clima que cada canción tiene y que tiene que tener, y la versatilidad, la capacidad de tocar. Para mí es como viajar en una ruta, no sé. Me siento cómodo y canto mejor porque ellos son muy buenos.

T:- Esa lista de canciones, ¿de qué etapa de Bowie va a qué etapa?AP:- Sí, bueno, lo bueno de este proyecto es que tenemos una especie de caja de Pandora a futuro para un montón de temas que nos encantan y que todavía no hemos ensayados. Ahora tenemos como 25 temas armados muy bien, que van desde el primer disco comercial de Bowie, “Space Oddity”. Después hay temas de discos como “Hunky Dory”. Tenemos de todo, yo adoro todas las épocas de Bowie. Te digo la verdad, que es en parte graciosa: la parte que menos me gusta de Bowie es justo cuando lo fui a ver en Roma, en el año 86 u 87. Era la época del Glass Spider Tour. Tenía 30 mil coristas, era una cosa muy sobrecargada. Pero extrañamente, tocar hasta temas de esa época es un placer. Terminar con temas de esa época es muy bueno, que el público finalmente puede relajarse y bailar. Dejar un público bailando, que se vayan felices, es un placer y nos gusta. El show tiene todo, desde Héroes que no puede faltar y del penúltimo disco el maravilloso y poco comercial, te diría, Valentine’s Day. Qué se yo, tenemos mucho y es un placer poder picotear todas esas épocas y darme cuenta de lo groso que es como artista David Bowie.

T:- De “Earthling” y esos discos que son más maquinosos y procesados al estilo de rock industrial. ¿Cuántas canciones tocan?AP.- Vos me decís algo que a mí me encanta también. Estamos preparando I’m Afraid of Americans, también Hallo Spaceboy y también algunas que son anteriores. Pero sí, es el comienzo de un rock más complejo. Nos está costando un poco más, porque de alguna manera el rock & roll lo agarran todos, pero lo tenemos a Guido Pérez Fantini que es un guitarrista tremendo que adora toda la época de Mick Ronson, es muy bueno en esto. Ahora trabajando con los sonidos procesados, saturados y las baterías programadas tenemos que ser muy puntillosos y llegar a punto caramelo. Todavía esta época la estamos ensayando para que sea muy buena. El año próximo vamos a dedicarnos al Bowie de la última época, pero tenemos algunos temas de los últimos discos como el que te decía Valentine’s Day y también uno que está en “Heathen”. Hay mucho, es como bucear en un océano de increíble material. Siempre estamos proponiendo nuevas canciones para elegir. Ahora tenemos 25 temas muy bien hechos. Lentamente arrancamos, antes eran 15, después 18 y ahora 25 y en algún momento vamos a tener un repertorio muy amplio y muy bien tocado. No es moco de pavo, a Bowie hay que respetarlo mucho.

Articulos relacionados

Leave a Comment