Alexander Grischuk exhibe qué puede aportar al ajedrez un buen jugador de póquerDeportes 

Alexander Grischuk exhibe qué puede aportar al ajedrez un buen jugador de póquer


Alexander Grischuk en acción en Hamburgo.

Al ganar el torneo de Hamburgo, perteneciente al circuito de la FIDE, Alexander Grischuk se aseguró virtualmente su clasificación para el Torneo de Candidatos. Jugador muy versátil y precoz, ya a los diecisiete años representaba a Rusia en las Olimpíadas, de modo que siendo joven (36 años), ya tiene una dilatada experiencia en la elite.

Fue notorio cuando años atrás, atraído por el boom del póquer por internet, se dedicó profesionalmente a ese juego durante algún tiempo. El póquer y el ajedrez tienen similitudes y diferencias; entre las primeras podemos destacar el enfoque científico que requieren ambos juegos y la expansión que posibilita su práctica mediante la red. Entre las diferencias, una marcada es que el ajedrez es de información completa (cada jugador tiene a la vista todas las armas del rival).

En la introducción al cuento
Los crímenes de la calle Morgue, Edgar Allan Poe valora la inteligencia intuitiva del jugador de póquer como más valiosa que la capacidad de cálculo del ajedrecista. Al regresar de su paso por el juego de naipes, parece que Grischuk ha reforzado sus cualidades intuitivas en beneficio de su natural fuerza ajedrecística. Hay momentos de la partida en que es difícil decidirse entre dos jugadas que aparentan ser buenas; en esos momentos Grischuk “apuesta” por una tomando en cuenta factores tanto técnicos como psicológicos. Pero sería un error pensar que su excelencia se basa solo en eso; como buen representante de la escuela rusa, Grischuk es un ajedrecista completo, con un gran dominio de cada faceta del juego.

La partida decisiva que le permitió ganar el torneo de Hamburgo fue a ritmo rápido, una especialidad del ruso.

Blancas: Grischuk, A. Negras: Duda, J. Hamburgo 2019.

1. d4 d5 2. c4 c6 3. Cf3 Cf6 4. e3 e6 5. Ad3 Cbd7 6. b3 b6 7. 0-0 Ab7 8. Ab2 dxc4?! (asume un riesgo grande en una etapa temprana de la partida) 9. bxc4 c5 10. d5! exd5 11. cxd5 Axd5 12. e4 Ac6 13. Te1 De7 (las negras se ven obligadas a medidas incómodas. La natural jugada de desarrollo llevaba a problemas serios: 13… Ae7 14. e5 Cd5 15. e6 fxe6 16. Axg7. Esto es resultado del juego imprudente en la apertura) 14. Cc3 0-0-0 15. Cd5 De8 16. a4 Ad6 17. Aa6+ Rb8 18. Db3. (más fuerte era 18. Ab5) 18… Cxe4 19. a5 Ac7 (las negras omiten la única posibilidad defensiva 19… c4! 20. Dxc4 De6, aprovechando que el alfil de c6 no se puede tomar por Axh2+) 20. axb6 axb6 21. Ab5 Ab7 22. Da4 De6 23. Ac6! (hermosa jugada. Si las negras capturan el alfil directamente, sea con dama o con alfil, reciben mate en dos jugadas. Hállelo el lector) Axh2+ 24. Cxh2 Dxc6 25. Da7+ Rc8 26. Ce7+ Rc7 27. Cxc6 Ta8 28. Txe4 Txa7 29. Txa7 Rxc6 30. Te7 Td8 31. Cf3 b5 32. Txf7 b4 33. Txg7, terminadas las escaramuzas, las blancas quedaron con torre de más y se impusieron algunas jugadas después. (1-0)

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment