“Piedra, Papel y Tijera”, una claustrofóbica relación entre hermanosEspectáculos 

“Piedra, Papel y Tijera”, una claustrofóbica relación entre hermanos

“Piedra, Papel y Tijera”, filme de Martín Blousson y Macarena Lenzi que se estrena este jueves, resuelve de manera acertada la relación conflictiva entre tres hermanos encerrados en una casa, en lo que es una adaptación de la obra de teatro que la realizadora montó en 2013.


“Tenía ganas de contar el vínculo de un hermano y una hermana que viven aislados sin poder salir de su casa, jugando juegos infantiles como forma de negación y de escape al dolor mientras atraviesan el duelo por la muerte de sus padres. Solo se tienen el uno al otro y se desprecian y se necesitan en igual medida”, dijo Lenzi a Télam.

En medio de esto aparece Magdalena, la medio hermana por parte de padre, a ordenar la sucesión y venta de la casa, algo que por un lado hace mella en la ya dañada psicología de los hermanos Jesús y María José y, por el otro, destapa secretos guardados desde la infancia.

Un accidente, recelos, el fantasma del padre y sus madres, además de la manipulación psicológica, todo eso en el encierro de una casa chapada a la antigua, hace de “Piedra, Papel y Tijera” un filme interesante dentro de género.

T: ¿Por qué usar cuatro nombres del nuevo testamento para los personajes?
ML: Magdalena, María José y Jesús son hijos de padres muy católicos y fueron criados sobre bases de la iglesia como la culpa, el temor a Dios, el sacrificio y la recompensa del Reino de los cielos. Esto se refleja en algunos arranques absurdos de los personajes que dicen todo el tiempo frases como “solo Dios perdona” y también en la hipocresía y la contradicciones que van develándose alrededor de esta miserable familia a medida que avanza la trama.

T: ¿Cómo se logra conseguir tensión cuando la locación es una sola y todo recae en tan sólo tres personajes?
MB: El desafío fue tratar de aprovechar ese contexto tan contenido a favor de lo que queríamos contar. No hay respiro ni distracciones que relajen. Al mismo tiempo, si son solo tres personajes, buscar profundizar esos vínculos, transformarlos, mantenerlos agitados para que haya siempre una cierta inquietud, una sensación de incertidumbre acerca de cómo pueden tratarse o lo que pueden llegar a hacerse.

T: Más allá de la patología de Jesús y María José, ¿cómo creen que actúa los recelos de la infancia en un adulto?
MB: La idea fue deslizar que hay en ese pasado de los personajes todo tipo de cruces y tensiones familiares que se arrastraron durante años. Uno suele vivir en guerra con fragmentos de antiguas situaciones vividas y no siempre puede resolverlas. Se hace lo que se puede, y mucho de ese poder también está atado a las herramientas que pudimos aprender en nuestros primeros años.

Articulos relacionados

Leave a Comment