El arte ancestral honró un histórico terreno neuquinoEspectáculos 

El arte ancestral honró un histórico terreno neuquino

Al hogar antropológico, al ancestral y al postcontemporáneo. De esa manera rotuló la artista Marianela Tisberger a la concepción de arte, amigos y familia que produjo este sábado por la tarde en el corazón del centro capitalino.

Roca 135. Durante muchos años, el hogar donde crecieron y atravesaron sus últimos años de vida los Fernández. A partir de hoy, comenzará a construirse una Torre Eleganza de 17 pisos.

UN ÁRBOL DE LAUREL, una oda al hogar, fue una performance colectiva que se desarrolló este sábado en aquel terreno vacío. Allí se vivió un homenaje, una transferencia de energía que sólo el arte de Marianela puede trasmitir.

“Fue una manera de honrar y mostrar ese pasaje, ese cambio de la definición y el diseño del hogar”, Sintetizó Tisberger en una noche de música y danzas ancestrales en medio de un terreno lleno de historia neuquina.

Esta, fue la primera de una serie de performances que acompañarán la construcción de la Torre a lo largo de 3 años. De tal modo que el diálogo entre ARTE y ARQUITECTURA se articule y fluya.

Articulos relacionados

Leave a Comment